Luego se dirigió a la gente y dijo: "Habéis salido a prenderme con espadas y palos como si fuera un bandido. A diario he estado enseñando en el templo, y no me apresasteis. Pero todo esto ha ocurrido para que se cumpla lo que escribieron los profetas". Entonces todos los discípulos lo abandonaron y huyeron. (Mt 26, 55-56)

sábado, 30 de enero de 2010

Visita al Museo Arqueológico


Este sábado hemos realizado un pequeño peregrinaje hacia el origen de nuestra cultura. Recordando a aquellos primeros pueblos que fueron elaborando nuestra Historia local, hemos podido comprobar la evolución del concepto de Dios que tenía el hombre desde los primeros asentamientos en nuestro terrirorio hasta la Edad media.
A través de un recorrido cronológico, nuestros pequeños genovevos participaron en la búsqueda de las piezas de mayor valor histórico. Así fueron descubriendo una tras otra, desde el ïdolo de placa de Valencina (3000-2100 a.c.) hasta los mosaicos paleocristianos del siglo V d.c. 

sábado, 23 de enero de 2010

¿Hay alguien ahí?

Hola chicos, teniamos esta herramienta oxidada, y la plata hay que limpiarla con antioxidante para que reluzca. Asi que vamos a tarnichí a EL con darle. Os recuerdo las fechas de los próximos encuentros:
o Enero: Sábado 30 a las 18,00 h.
o Febrero: Sábado 20 a las 18,00 h.
o Marzo: Sábado 13 a las 18,00 h. Encuentro Conjunto de Cuaresma.
Ese mismo día tenemos previsto una visita al IAPH y luego continuar con una visita al Museo de la Macarena.

sábado, 16 de enero de 2010

El Mesías Esperado

Jesús predica en una sociedad establecida bajo el acuerdo entre un estado dominante (Roma) y otro donado (Palestina), que se traduce, a su vez, en una simbiosis entre el poder militar representado por el gobernador romano Poncio Pilato, y el poder social y religioso representado por el Sanedrín y el estatus del colaboracionista Rey Herodes, Vasallo del Imperio.

Sin embargo, a pesar del beneficio aportado por los romanos a Palestina en cuanto a infraestructuras y a la permisividad de la práctica religiosa, la existencia de los impuestos y la experiencia de pueblo subyugado mantienen una relación tensa, principalmente entre los grupos socioeconómicos más bajos y las autoridades romanas.

Jesús predica precisamente a los grupos más bajos en la escala de esta sociedad, a los pobres y a los mariginados. Y entra radicalmente en conflicto con otros grupos por esta postura. Cada uno de estos grupos esperaba al Mesías, pero con matices diferentes:

Los Sumos sacerdotes y Sacerdotes, que encarnaban la máxima autoridad y eran los responsables del Templo y del Cumplimiento de la Ley, no esperabán a ningún salvador, se sentían autosuficientes.

Los Fariseos, fieles a la ley de Moisés esperaban al Mesías una vez que todo el pueblo la practicara como ellos.

Los Saduceos, de alta clase social, colaboracionistas con el Imperio para mantener el poder, no deseaban la llegada de ningún Mesías.

Los Zelotes, de nivel socioeconómico bajo, instigadores de frecuentes rebeliones contra los romanos, esperabán a un Mesías que les liberase del yugo del imperio.